Al comprar un generador eléctrico llevas tecnología a tu empresa

Al comprar un generador eléctrico llevas tecnología a tu empresa pues desde el primer dinamo, el cual fue el primer generador eléctrico, apto para un uso industrial, basado en los principios de Michael Faraday, este dispositivo ha demostrado su uso en demasía. Al comprar generadores eléctricos aseguramos una buena parte de la producción industrial ante posibles cortes del fluido eléctrico destinado por las grandes compañías de electricidad.

El primer generador eléctrico se confeccionó en el año 1831 y lo llamaron el dinamo de Pixi por su inventor, quién descubrió que el imán generaba un pulso de corriente en el cable cada vez que uno de los polos pasaba junto a la bobina, pero inducía una corriente en sentido contrario. Para convertirla en corriente continua añadió un conmutador eléctrico situado en el mismo eje.

 

Pixii descubrió que el imán giratorio producía un pulso de corriente en el cable cada vez que uno de los polos pasaba junto a la bobina; cada polo inducía una corriente en sentido contrario, esto es, una corriente alterna. Añadiendo al esquema un conmutador eléctrico situado en el mismo eje de giro del imán, Pixii convirtió la corriente alterna en corriente continua. Así con esta invención otro tipo de tecnología llegó a las fábricas.